miércoles, 28 de septiembre de 2016

Personajes de Mujercitas: Amy March

Amy March es la hija menor. En Mujercitas, es una niña buena e interesante, a pesar de su vanidad. Al inicio de la novela tiene 11 años. Es más apegada a Meg y suele tener roces con Jo. Su relación con Beth es cordial, pero distante. Y a pesar de que nunca tuvo mucha afinidad con Beth, nombra a su hija igual que su hermana. En su niñez, lleva una buena relación con Laurie. Aunque claro que en la primera parte es difícil contemplar a una niñita de 11 años como futura esposa de un muchacho de 15 años (aunque más adelante resultan una buena pareja). 


En la segunda parte de Mujercitas, la autora dice que la joven se deshizo de muchos defectos de la niñez, pero en realidad me parece que se ha convertido en una peor persona. Posee talento para la pintura. Se comporta como toda una dama gentil, paciente, educada y adepta al francés. Con esto logra ganarse la simpatía de la tía March, quien la lleva consigo a un viaje por Europa. 
De cierta forma, la autora convierte a Amy en una "Mary Sue". Al inicio de la segunda parte de Mujercitas, la autora describe a las tres hermanas solteras. Beth es descrita fugazmente, en tan solo cuatro lineas, al igual que en el caso de Jo. Pero con Amy:

"Amy es considerada con justicia "la joya de la familia”, pues a los dieciséis años tiene todo el aire y el porte de una mujer hecha: no bella, pero poseída de ese encanto indescriptible que se llama gracia. La acusaban las líneas de su figura, los movimientos de sus manos, el ondear de su vestido, la caída de su pelo, detalles no deslumbrantes pero si armoniosos y tan atrayentes para muchos como la belleza misma. La nariz de Amy la seguía afligiendo, pues se rehusaba por completo a volverse griega; lo mismo ocurría con la boca, que era grande y de mentón pronunciado. Estas facciones defectuosas daban carácter a todo su rostro, pero ella nunca lo veía así, aunque se consolaba con su cutis exquisitamente blanco, sus penetrantes ojos azules y sus rizos, más dorados y abundantes que nunca"


En la primera parte, Meg era la más hermosa entre las cuatro, pero ahora Amy la ha superado. Es refinada, rubia, ojos azules y cutis claro. Algo que comparten ambas hermanas es su gusto por el lujo, la diferencia es que tal afición es más desmesurada en Amy. Cuando se reencuentra con Fred Vaughn, Amy lo describe en su carta como un joven amable, inteligente y guapo. Es el hombre ideal, sin embargo, a Amy lo único que le impresiona es que gana mucho dinero. De hecho, ella juzga a las personas por su apariencia y posición económica. Y es que, la menor de las March representa el tipo de mujer que pretendía mejorar su posición mediante el matrimonio. Ella jamás dirá lo que piensa sobre los acontecimientos que la rodean, a diferencia de Jo, pues no quiere desentonar en una sociedad marcada por el convencionalismo. 

Y al final, obtiene lo que siempre quiso: una vida holgada. Se casa con Laurie y tiene una hija llamada Elizabeth. El personaje de Amy esta inspirado en Abigail Alcott, la hermana menor de la autora. También era una persona elegante y artista. Abigail combinó su profesionalidad con el matrimonio y la maternidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...