jueves, 24 de mayo de 2018

Mi opinión sobre 13 Reasons Why

Alerta de spoiler
Hace tiempo vi la primera temporada de 13 Reasons Why. Tuve mis dudas al publicar esta opinión, ya que la serie es populary el tema muy delicado. Se habla acerca del bullying y el suicidio en los jóvenes. ¿Recomendaría esta serie? Francamente, también tengo mis dudas. 13 Reasons Why tiende a idealizar el suicidio y se presta a una mala interpretación de la trama, especialmente por personas con problemas de depresión. La historia es sobre Hannah Baker, una chica de preparatoria que se suicida tras haber sufrido de acoso.


De eso nos damos cuenta desde el primer episodio y podrían pensar que ya no hay nada que ver, ya sabemos que la joven se ha suicidado. Sin embargo, no termina ahí, pues Hannah dejo trece cintas en las que narra las razones por las que se suicido y a las personas involucradas. La intriga reside en descubrir cuáles fueron esas trece razones, esas personas que aparentemente arrastraron a Hannah hacia la muerte. Son las cintas las que enganchan al espectador. 

No cabe duda que el acoso escolar es un cáncer que debe ser erradicado en las escuelas, pero en la serie no está bien planteado. 

Hannah Baker es hermosa, inteligente, amada por sus padres y con facilidad para hacer amigos. A pesar de eso, se victimiza constantemente, desprecia a quienes la tratan bien y trae la autoestima por los suelos. Y se queja de quienes "la decepcionaron". Yo sé que no tiene nada de sentido que Hannah asistiera a la fiesta del violador de su ex amiga, pues se supone que en ese punto de la historia, Hannah ya debía despreciar lo suficiente a Bryce como para no querer ni verlo (en el caso de permanecer con su actitud cobarde y no denunciarlo por lo que paso con Jessica). Pero una persona me comento que, en el libro, la fiesta era de Courtney y Bryce cometió el delito cuando éstos se quedaron a solas. 

Un acierto (tal vez el único) de 13 Reasons Why es que da relevancia a una tercera figura del acoso escolar: el testigo o cómplice. La serie se aleja del estereotipo del grupo de chicos ricos y mimados que hostigan a un compañero, ya que en la mayoría de las películas sobre el acoso escolar los agresores son retratados como un conjunto y no como individuos.  No necesariamente una víctima sufre a manos de un grupo, puede llegar a ser un solo agresor bajo la mirada de muchos testigos pasivos. La tercera figura que interviene en el bullying termina haciendo más daño que el mismo agresor. Incluso en la serie se nos presenta un personaje que es víctima y acosador a la vez.


El tema del bullying no está bien planteado por diversos motivos. No hay un acoso continuo, mientras que el acoso escolar se caracteriza por ser una conducta dañina, metódica y sistemática. En 13RW, Hannah es acosada solo en los momentos que resultan convenientes para la trama, creando situaciones exageradas y poco creíbles. En la primera cinta observamos una situación propia del acoso escolar: difusión de rumores y el uso de las nuevas tecnologías para humillar. La segunda cinta se trata de un malentendido entre amigas. 

El hecho de que Hannah Baker sea una auténtica Mary Sue provoca que resulte difícil asociar al personaje en el papel de paria social. Es hermosa, inteligente, amada por su familia y con facilidad para hacer amigos. Y no es que una persona hermosa no pueda recibir bullying (bullying por "ser linda"), pero es que el personaje lo esbozan de una manera tan perfecta, que todo resulta poco creíble.  Algunas de las señales de una víctima de bullying son: bajo desempeño académico, cambios de humor, exclusión social, dificultades para dormir, apatía. Hannah solo las manifiesta cuando la trama lo necesita. Un día es una encantadora chica de instituto, alegre, segura y que atrae a la gente. Al siguiente se transforma en una chica retraída, frágil y de la que todos se burlan. Ella no sufre exclusión de los círculos sociales (al menos no en la mayoría), más bien, se aparta de la gente. Ella contaba con la amistad de Clay, a quien en ocasiones demostró desprecio, Sheri Holland (sin tomar en cuenta su cinta), Skye Miller, Jeff Atkins, Tony y Zach eran personas que fueron o intentaron ser amables con Hannah, pero ella nunca les dio la oportunidad. Algo que para mí no tiene sentido en la trama es que Hannah haya preferido recurrir al apoyo de cualquiera, excepto sus propios padres. Por lo regular, las víctimas de hostigamiento escolar provienen de un hogar donde las circunstancias dificultan la comunicación entre padre e hijo. Pero en el caso de los Baker, son una familia amorosa, comprensiva y que le presta toda la atención. 

Es difícil sentir empatía por la protagonista, por la sencilla razón de que ella no siente ninguna empatía por nadie. Su egocentrismo le impide preocuparse por sus allegados y la limita a esperar que los demás adivinen lo que siente.


Un defecto de esta serie es que hay demasiado relleno. Clay me pareció un personaje insoportable, ya que contribuye a que el ritmo sea lento. Roba bastantes minutos lamentándose y culpándose por algo que no estaba en sus manos, como la enfermedad mental de Hannah. La banda sonora no es mala, pero tampoco llama la atención.

Por más que lo recalquen en la serie, yo no estoy de acuerdo con su premisa de que hay culpables detrás del suicidio de alguien. Hay gente malvada, de eso no cabe duda, y deberían recibir lo que se merecen. Pero la decisión de afrontar los problemas y lidiar con quienes nos hacen daño de forma madura, está en nosotros. 

Luego comentare sobre la segunda temporada.