domingo, 15 de abril de 2018

Enigmas del Titanic

Se cumplen 106 años desde el hundimiento del barco más famoso de la historia, el RMS Titanic. Es por ello que iniciare este artículo acerca la historia y tragedia del transatlántico británico.

Antecedentes
El Titanic empezó a construirse el 31 de marzo de 1909 mediante la orden de construcción número 401 en el astillero Harland and Wolff de la ciudad de Belfast. Pertenecía a la compañía de buques, White Star Line, cuyo presidente era Joseph Bruce Ismay, y se hallaba en competencia con la compañía Cunard Line. Se construyeron tres buques grandes y lujosos, de nombres inspirados en la mitología griega: Olympic, Titanic y Gigantic (después llamado Britannic).

Eran necesarios 20 caballos en tierra firme para halar cada una de las tres anclas del Titanic, cuyo peso individual era de 15 toneladas y media. Para engrasar los rieles por los que el Titanic se deslizó hacia el mar fueron usadas 23 toneladas de sebo, aceite y jabón. El banquero estadounidense J.P Morgan había invertido 1.500.000 de libras esterlinas de la época para su construcción. Poseía 269 metros de eslora (largo) y 28.2 metros de manga (ancho). No fue construido para destacar en velocidad, pero, durante su breve existencia, fue el más grande del mundo. 

Se emplearon unos diez meses en completar el interior: maquinaria, acabado de decoraciones, etcétera. Sólo tres de las cuatro chimeneas del barco eran funcionales; la cuarta estaba destinada a la ventilación y fue añadida por motivos estéticos. El coste total de la construcción del Titanic: 7,5 millones de dólares de la época, unos 170 millones de dólares de la actualidad o 130 millones de euros al cambio, ajustado todo ello a la inflación.

Viaje inaugural
Contrario a la creencia popular, la fama del Titanic no era tan significativa en el momento de su partida. La leyenda del tristemente célebre transatlántico comenzó tras su naufragio. El Titanic zarpó de Southampton, Inglaterra, el 10 de abril de 1912. Antes de salir del puerto, el Titanic estuvo a punto de chocar contra el New York. "La colisión se evitó por sólo 2 pies (61 centímetros), algo que obviamente es indicativo del desastre que se preparaba", aseguró Tim Maltin. Se dirigía a Nueva York, Estados Unidos. Cruzó el Canal de la Mancha e hizo escala en Francia (Cherburgo) y en Irlanda (Queenstown).



El barco consumía alrededor de 600 toneladas de carbón. El capitán Edward John Smith estaba al mando (también comandó el Olympic), quien esperaba fuese su último viaje, ya que pensaba jubilarse.

La división de clases en el Titanic
Ya sea en tierra o en el mar, las diferencias entre clases sociales se hacían patentes e imprescindibles. Era una sociedad en la que cada quien debía tener presente cual era su lugar. Ni siquiera en las últimas y angustiosas horas del Titanic logró quebrarse esta barrera.

Primera clase

Disfrutaron de todo el lujo y comodidad del transatlántico. Contaban con piscina, baños turcos, gimnasio, biblioteca, proyector de películas, restaurantes, tres ascensores y elegantes camarotes. Había una sala de fumadores para los caballeros (si una mujer fumaba, debía hacerlo en privado). Tenían a disposición la estación de telegrafía. Eran los únicos pasajeros que podían llevar mascotas y eran paseados por dos miembros de la tripulación. Las escaleras principales estaban rematadas por una cúpula de cristal que permitía el paso de la luz natural. 


Estas escaleras pertenecían al Olympic, cuyo interior era idéntico al del Titanic


Sala de fumadores de primera clase

Varios salones fueron decorados temáticamente para reflejar diferentes periodos y movimientos como Luís XV, el jacobiano, victoriano y renacentista. Los solteros no eran separados según su género, como en la tercera clase, pues de ellos se esperaba el máximo decoro.
¿Cuánto costaba un billete de primera clase? Un billete en primera clase del Titanic tenía un precio de 4.350 dólares. El camarote de Charlotte Drake Cardeza, una sobreviviente, consistía en una suite de tres habitaciones, dos dormitorios, una sala de estar, dos vestidores y un baño. Contaba con un balcón privado. El menú de primera clase incluía ostras, cordero, salmón y pato.

Segunda clase
Esta es la categoría que menos se menciona cuando se trata del Titanic. Se habla de los privilegiados de la primera clase y los desafortunados de la tercera. Pero, ¿qué tan cerca estaba la segunda clase del pasaje más adinerado del transatlántico? 



Sala de fumadores para segunda clase.

La segunda clase contaba con un ascensor de marca Otis y un comedor casi tan grande como el de primera, de igual forma, con platillos casi tan exquisitos. No podían llevar mascotas, pero podían recibir primeros auxilios, un privilegio en común con la primera clase. Su lujo rivalizaba con las instalaciones de primera clase de cualquier otro buque de la época. La orquesta, célebre por tocar mientras el Titanic se hundía, eran pasajeros de segunda. El boleto costaba 1.750 dólares.

Tercera clase
Es verdad que la tercera clase fue la más desafortunada en el momento del naufragio. Pero en el momento de zarpar, los pasajeros de esta categoría podían considerarse afortunados. Las instalaciones eran, por mucho, mejores que las de muchos barcos. A fin de cuentas, resultaba más rentable para la compañía un pasaje de tercera, que no demandaba demasiado, en comparación con las comodidades exigidas por la clase alta. 

Salón de tercera clase


Del lado de la proa se alojaban los hombres solteros y en la sección de la popa las mujeres solteras y las familias. Solo había dos baños para los pasajeros de esta clase. No contaban con elevador, por lo que tenían que conformarse con las escaleras. El boleto podía llegar a costar 30 dólares.

Hundimiento 
Una serie de circunstancias desfavorables, o más bien, una cadena de negligencia, arrastró al Titanic hacia su desgracia. Por principio de cuentas, la tripulación recibió múltiples advertencias de icebergs. Además, un capitán experimentado como Edward Smith debía conocer los riesgos de tal ruta.  

El capitán Edward John Smith

El barco contaba con un telégrafo marca Marconi, el cual estaba a cargo de Jack Phillips y su asistente, Harold Bried. Alrededor de las 9:00 del 14 de abril, el Titanic recibió un informe de icebergs por parte del Caronia. En el transcurso de la tarde, el Baltic, propiedad de White Star Line, envió un mensaje a la 1:40 pm acerca de la presencia de icebergs en latitud 41.51 norte, longitud 49.52 oeste. El Amerika y el Noordam también se comunicaron. Esa tarde, Phillips se encontraba muy ocupado enviando mensajes de los pasajeros hacia Cape Race, pues se le habían acumulado del día anterior, cuando el aparato se dañó. Phillips recibió mensajes del barco de vapor Mesaba, que también ignoró. 

A las 23:00, Phillips fue interrumpido de nuevo por Cyril Evans, el operador del SS Californian, reportando habían sido detenidos y rodeados por el hielo. Para ese entonces, Phillips ya estaba muy irritado, por lo que respondió descortésmente al operador del Californian: "Cállese, cállese, estoy trabajando con Cape Race". A las 23:30, Evans apagó el aparato y se fue a dormir. El trato poco cordial entre Phillips y Evans resultó fatal para las personas del Titanic, ya que, a las 23:40, el transatlántico chocaría contra el iceberg.  
Frederick Fleet fue el primer vigía que divisó el iceberg y dio aviso de éste. Hay cierta controversia respecto a los vigías, pues Fleet testificó que de haber tenido binoculares (que no le fueron provistos), habría visto el iceberg mucho antes. 

El Titanic chocó contra el iceberg por el lado de estribor el 14 de abril de 1912. Se calcula que si el Titanic no hubiese llevado las puertas estancas diseñadas por el ingeniero Thomas Andrews y que aislaron los diferentes compartimentos, se hubiera hundido en tan solo media hora. El primer oficial, William Murdoch, estaba al mando del buque mientras el capitán descansaba. La película de Cameron me parece una joya, pero la única mancha que le veo es la representación que se hizo del oficial Murdoch, siendo que gracias a él se salvaron muchas personas. 

Posición de los barcos

El Californian, que estaba a menos de 20 millas del lugar, no captó los mensajes de SOS que enviaban los telegrafistas del Titanic, aunque el vigía si vio las bengalas blancas.  A las 23:30, la tripulación del Californian intentó comunicarse por medio del código Morse, sin obtener respuesta. Ese era el buque más cercano al lugar del desastre, pero el único que respondió al llamado de socorro fue el RMS Carpathia, que se encontraba a 58 millas de distancia y tardaría cuatro horas en llegar (a pesar de que iba a máxima velocidad). El Carpathia era propiedad de Cunard Line, la empresa rival de White Star Line. El Olympic estaba demasiado lejos para acudir al rescate de su gemelo.

Más tarde, el capitán Lord del Californian, con tal de limpiar su imagen, alegó que había visto un tercer barco más cerca del Titanic. De ser cierta cierta la teoría del tercer barco, se ha sugerido que éste pudo ser el Samson, un velero que cazaba focas furtivamente. Sin embargo, recientemente se descubrió que el Samson estuvo en Islandia el 6 de abril de 1912, por lo que es improbable que estuviese en el lugar del naufragio.

A pesar de la eficiencia de las puertas, el Titanic cedió ante el océano Atlántico a las 2:20 de la madrugada del 15 de abril, después de dos horas y 40 minutos del choque. Hubo sobrevivientes que afirmaron que el barco se había hundido en una pieza, mientras que otros se percataron de que se había partido en dos. Años después se comprobó que, efectivamente, el barco se había partido cerca de la tercera chimenea, pero casi debajo del agua, razón por la cual no todos los pasajeros lo notaron. 

Según una expedición de History Channel por medio del barco ruso Keldish en 2005, el barco no se levantó 45° grados sobre el nivel del mar, sino 11°.
Murieron 1517 personas por ahogamiento e hipotermia. De 2223 pasajeros y miembros de tripulación, sólo 706 personas habían sobrevivido. Las normas de seguridad de la época contribuyeron a la tragedia, ya que no se exigía que hubiese botes suficientes para todos los que iban a bordo. Sólo había botes salvavidas para 1178 pasajeros. Era el peso del barco lo que determinaba el número de botes, no el número de pasajeros. Aparte, en el momento de abandonar el barco, la mayoría de los botes no iban llenos. Había unos que no transportaban ni la mitad de su capacidad. La evacuación del Titanic fue retrasada, ya que la tripulación no estaba lo suficientemente capacitada.


White Star Line tuvo que pagar 3.500.000 libras esterlinas en compensación por las vidas y los bienes perdidos. La noticia del hundimiento del barco más grande y lujoso conmocionó al mundo. Y aún más a la enlutada Southampton, ya que, la mayoría de los miembros de la tripulación provenían de esa ciudad. 

Mitos sobre el Titanic

1. El insumergible
Este es, probablemente, el mito más extendido sobre el famoso transatlántico. En la película de Cameron se menciona repetidamente. En realidad, la empresa nunca declaró que el barco fuese imposible de hundir. Fue algo que se menciono después del hundimiento, para mayor sensacionalismo.  

2. El Titanic trataba de batir un récord de velocidad
White Star Line no pretendía construir el transatlántico más veloz. La compañía rival, Cunard Line, los superaba en este aspecto. Fue construido para ser el más lujoso y grande. Aunque es verdad que una pasajera de primera clase, Elizabeth Lines, escuchó una conversación entre Bruce Ismay y el capitán Smith acerca de mantener la velocidad del Titanic. Los horarios no dejaban de ser una prioridad.

3. El primer barco en usar la señal SOS
Eso no es verdad, hubo otros barcos que utilizaron esta señal antes que el Titanic. SOS significa "save our souls", que era más fácil de reconocer en Morse. Aunque esta señal raramente fue usada por los operadores británicos, que preferían el CQD.

4. Los pasajeros de tercera clase fueron retenidos
Si existían rejas que separaban a los pasajeros de tercera clase de los demás, pero por motivo del cumplimiento de las leyes de inmigración de Estados Unidos. Fue la clase que más decesos registró. Pudo ser debido a que la sección de tercera clase estaba más lejos del acceso a la cubierta de botes. 
Otra dificultad en el momento de su evacuación fue la barrera del idioma, ya que muchos de tercera clase eran inmigrantes no angloparlantes que no pudieron entender las instrucciones de la tripulación, que sólo hablaba inglés. 





Fuentes:
Valencia, J. A. (2012) “Titanic: 100 años después, conozca los 100 datos curiosos de un naufragio histórico”, El País.
SobreHistoria
National Geographic
Traveler
La Nueva España

Loading...
Loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...