lunes, 12 de marzo de 2018

Reseña: Cumbres Borrascosas de Emily Brontë

Esta reseña puede contener spoilers
Hace poco tiempo saque un libro de la biblioteca de mi universidad. Había escuchado hablar de Cumbres Borrascosas, pero entre el estudio y otros pendientes no había tenido tiempo para leerlo. Un punto a favor de este libro es que el inicio engancha; el ambiente en la finca es tan sombrío y pesado que incita a seguir leyendo para averiguar el motivo. 


La historia comienza con el señor Lockwood, quien llega a Cumbres Borrascosas para tratar con el señor Heathcliff el alquiler de la Granja de los Tordos. Lockwood no pretende ser un personaje interesante, pero cumple su función de oyente de la historia narrada por Nelly Dean. Heathcliff, el propietario, es un sujeto desagradable y amargado. Durante una tormenta, Lockwood se ve obligado a pasar la noche en Cumbres, donde tiene pesadillas sobre un espíritu llamado Catherine Linton.

Heathcliff, el protagonista masculino, me produjo sentimientos encontrados. En un principio despierta antipatía, pero cuando Nelly se remonta al pasado, inspira un poco de lástima y hace pensar que Hindley Earnshaw fue quien creo al monstruo. Catherine Earnshaw, la protagonista, no despertó en mí ni un poco de simpatía. Es caprichosa, egocéntrica y manipuladora; incluso las escenas donde sufre provocan cierta alegría (de tan mala que es). Lo único que llama mi atención es su obsesiva pasión por Heathcliff. Respecto a Edgar Linton, no sabía si sentir agrado o lástima por él. Es un pobre ingenuo que no se percata de que su mujer no lo quiere ni un poco. Es un buen sujeto, pero termina convertido en el monigote de Catherine.

Ahora Isabella Linton, la hermana de Edgar. No soy de los que opinan que fue muy ingenua al creer en Heathcliff, ya que, no se le puede culpar por haber desconfiado de una mujer tan manipuladora como Catherine. En el libro se menciona que Catherine tuvo a los Linton comiendo de su mano por muchos años. La desgracia de Isabella fue liberarse de la tiranía de su cuñada cuando menos le convenía. El trato que le dispensó Heathcliff fue lo que más odie del protagonista masculino. Ni siquiera sus ganas de venganza contra los Earnshaw me parecieron tan desagradables, siendo el odio lo único que aprendió en Cumbres. 
Catherine Linton no es un personaje tan irritante como su madre, ya que la amargura de ella radica en el maltrato sufrido en la finca de su suegro. Hubo momentos en los que se me antojaba hacer a un lado el libro por lo odiosos que resultaban algunos personajes, hasta que pensé: "cuan hábil es Emily Brontë para trazar la personalidad de sus personajes".

Lo mejor: El amor obsesivo entre Catherine y Heathcliff, como trasciende incluso después de la muerte.
Lo peor: Me pareció que a partir de la trama del enamoramiento entre Linton y Catherine la narración decayó un poco. Y el matrimonio entre ésta y Hareton me pareció muy forzado. Por algo no lo incluyen en la mayoría de las adaptaciones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...