viernes, 3 de noviembre de 2017

Reseña: La letra escarlata (Nathaniel Hawthorne)

Alerta de spoiler

 “La letra escarlata” de Nathaniel Hawthorne


En 1642, en la ciudad de Boston, un gentío se reúne para presenciar el castigo de Hester Prynne, una mujer acusada de adulterio; es condenada a llevar una “A” en su vestido y permanecer tres horas en la picota. Se niega a revelar el nombre de la hija nacida de su amorío, Perla. En esta novela de romance y tragedia se nos presenta a la sociedad puritana del siglo XVIII, en Nueva Inglaterra, donde la hipocresía rodea la historia de una mujer condenada al escarnio público.

El autor revela una historia de pasiones prohibidas en una sociedad reprimida que juzga y condena toda acción que rebasa lo permitido. La protagonista, Hester Prynne, es obligada a portar una “A” bordada en su ropa, para que todo el que la vea se dé cuenta de que es una adultera. 

El marido de la joven aparece justo cuando se está llevando a cabo el castigo y se hace pasar por el médico Chillingworth, forzando a Hester a ocultar su identidad. Esta decidido a descubrir la identidad del amante de su esposa. Mientras Chillingworth trata la enfermedad del reverendo Dimmesdale, descubre en éste una marca de nacimiento que ya ha visto en otra persona. 

No solamente se describe el injusto trato que recibe una mujer que da rienda suelta a sus impulsos, sino el remordimiento de un hombre respetado en la comunidad, que observa a su amante e hija ilegítima siendo vilipendiadas, en lugar de compartir la culpa con ellas. Es fácil sentirse identificado con esta historia, pues, ¿cuántas veces no habremos sido señalados por nuestras culpas? Si la sociedad fuera justa, todos portaríamos una "A" en la ropa.

La novela mantiene buen ritmo y, por lo general, una narración fluida. Los únicos pasajes donde no note del todo esta cualidad son algunos de los capítulos dedicados a Chillingworth (especialmente) y al reverendo Dimmesdale. El personaje de Hester me cayó bastante bien por la dignidad y serenidad con las que enfrenta el oprobio de la gente. Perla, la hija de Hester, resulta irritable de vez en cuando pero también contribuye en algunos pasajes memorables. 

2 comentarios:

  1. Haras algun dia un post de Fernando I de Hasburgo o Austria es el unico de los hijos de Juana que te falta

    ResponderEliminar
  2. Hola Catalina Duarte. Es verdad, quería tener de todos los hijos de Juana, pero ya en estas fechas haré un post sobre Fernando I.

    ResponderEliminar


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...