miércoles, 30 de noviembre de 2016

Margarita de Austria, regente de los Países Bajos



Margarita de Austria nació el 10 de enero del año 1480 en Bruselas. Era hija del archiduque Maximiliano de Austria y de María de Borgoña, hija de Carlos el Temerario. En marzo de 1482 falleció María de Borgoña en un accidente de caballo, por lo que Maximiliano se encargó de la tutela de sus hijos. 

Tratado de Arras
El Tratado de Arras fue firmado el 23 de diciembre de 1482 entre Luis XI de Francia y Maximiliano de Habsburgo, futuro emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, poniendo fin a las tensiones entre Francia y Borgoña. La archiduquesa Margarita, teniendo tres años de edad, fue comprometida con el delfín Carlos, futuro Carlos VIII. La dote de Margarita incluía el Artois y el Franco Condado las tierras de Macon, Auxerre-en-Salins, Bar-sur-Seine y Noyons. Además, la novia debía abandonar el hogar paterno para criarse en Francia, el país donde algún día reinaría. 


Sin embargo, el mismo año que Margarita llega a Francia, fallece el rey Luis, y con ello se produce el ascenso al trono de su prometido, ahora Carlos VIII. El padre de Margarita quiso casarse con la duquesa Ana de Bretaña, pero desistió con la condición de que Carlos se casara con Margarita. Los regentes convencieron a Carlos de que se desligara del compromiso con la archiduquesa y tomara como esposa a Ana de Bretaña, a fin de que el ducado permaneciera en el poder de Francia. La joven Margarita fue repudiada antes de que se pudiera consumar el matrimonio. El rey Carlos se casó con Ana de Bretaña el 6 de diciembre de 1491, por lo que Margarita tuvo que volver con su familia.

Princesa consorte de Asturias y Gerona
Siendo joven y virgen, Margarita aún era una pieza clave en las alianzas matrimoniales trazadas por su padre. Maximiliano de Austria y los Reyes Católicos planificaron una boda doble entre los dos archiduques, Margarita y Felipe, con Juan y Juana, el príncipe heredero e infanta. Tras ser firmadas las capitulaciones matrimoniales en 1495, una flota partió de Laredo para llevar a la infanta Juana a Flandes, y la misma conduciría a la archiduquesa hacia Castilla.


Durante la travesía se desató una tormenta que estuvo a punto de hundir el barco y, según una anécdota, la archiduquesa recurrió al buen humor diciendo que en su lápida funeraria se leería la inscripción:
"Aquí yace Margot, la gentil damisela que, después de dos maridos, aún es doncella".  

La flota desembarco en las costas de Santander en marzo de 1497. Un cortejo nupcial acompañó a la archiduquesa hacia Burgos, donde la esperaban los reyes y el príncipe. Educada en el ceremonial borgoñón, uno de los más complejos de Europa, Margarita causó gran impresión. Más que la ceremonia con la que se conducía, impresionó aún más la gran belleza de Margarita. A sus diecisiete años, la futura reina de Castilla y Aragón poseía un porte elegante y femenino y hermosos rasgos. Pedro Mártir de Anglería alabó la belleza de Margarita, comparándola con la misma diosa Venus.

Juan de Aragón

La boda fue celebrada en Burgos, el 3 de abril de 1497. La lozanía de la archiduquesa contrastaba con la fragilidad del príncipe, por lo que, cuando éste enfermó, se culpó a la hermosura de su esposa. La epístola de Lucio Marineo Sículo dice:

"Preso en el amor de la muchacha, ya está demasiado pálido nuestro joven príncipe. Tanto los médicos como el Rey aconsejan a la Reina que, de cuando en cuando, aparte a Margarita del lado del príncipe, que los separe y les conceda treguas, pretextando el peligro que la cópula tan frecuente constituye para el joven príncipe".

En septiembre de 1497, la pareja emprendió viaje a Salamanca. Estando ahí, el príncipe tuvo que guardar reposo debido a unas fiebres, que poco después, el 4 de octubre, acabaron con su vida. El príncipe Juan había dejado a su esposa embarazada de varios meses. Entristecida por la muerte de su esposo, el parto de la princesa viuda se adelantó y dio a luz una niña que murió poco después de su nacimiento. Los Reyes Católicos dispusieron un cortejo que acompañara a Margarita hacia Bruselas a inicios de 1499, donde llegó siendo una sombra de la muchacha jovial que había sido antes de partir de su hogar como prometida del príncipe Juan. 
En 1500 asistió al bautizo de su sobrino, Carlos, actuando como madrina.

Duquesa de Saboya
En 1501, el emperador Maximiliano concreto su matrimonio con Filiberto II, duque de Saboya. Tras haber estado destinado a ser reina de Francia, luego de España, se hallaba convertida en una mera duquesa. Contrajo sus terceras nupcias con veintiún años de edad. Filiberto, al igual que el hermano de su esposa, era llamado el Hermoso. Era un hombre de maneras afables y rostro agradable, pero sin una firmeza que se equiparara a la de su esposa. 

En 1504, la archiduquesa vuelve a vestirse de negro, pues Filiberto falleció, sin haber tenido descendencia. Margarita volvió a Flandes tras otro fallido matrimonio. Se hablo de un matrimonio entre Margarita y el rey Enrique VII. La joven viuda ya no quiso formar parte de los planes matrimoniales de su padre.

Regente de los Países Bajos
En 1504, falleció Isabel I, quedando Juana y Felipe, hermano de Margarita, como reyes de Castilla. Margarita fue nombrada regente de Flandes, dada la minoría de edad de su sobrino. Además de fungir como regente, la archiduquesa se hizo cargo de la educación de Carlos, Leonor, Isabel y María, ya que sus padres estarían ausentes. La descendencia que le había sido negada fue compensada por el afecto y respeto de sus sobrinos. Margarita estableció su corte en Malinas, donde propició un ambiente renacentista, siendo ella una mecenas de las artes. La decisión de convertir Malinas en su residencia principal despertó protestas en Bruselas. Durante su gobierno acumuló objetos artísticos, tales como las pinturas de los pintores de la época. Se rodeó de músicos, literatos, arquitectos y pensadores. El futuro emperador Carlos tenía una gran afición por música, pues su tía le había instado a aprender el clavicordio.

Luego de que su hermano muriera en 1506, la educación de Carlos cobró mayor importancia, pues ahora era heredero de vastos territorios. En 1511, Margarita nombró a Adriano de Utrecht como preceptor de Carlos.
La extensa correspondencia entre Margarita y su padre revela que Margarita informaba de todo acerca del gobierno. El 18 de marzo de 1509, Maximiliano la confirma como regente. Podemos observar que Margarita era una regente competente y tenaz, deseosa de asumir la autoridad con inteligencia y buen juicio. 

Carlos V

En el año 1515 el emperador Maximiliano I permite que su nieto asuma el poder en los Países Bajos, por la presión ejercida por Guillermo de Chièvres, que hizo que se adelantara la mayoría de edad del joven Carlos. En ese momento, concluye la regencia de Margarita, quien ahora debe traspasar el poder a Carlos. Un cambio que se produjo fue concerniente a la política internacional, ya que Margarita era hostil a Francia, mientras que Chiévres, el principal consejero de Carlos, se inclinaba por una alianza con el país galo. Tras la muerte de Chiévres, Margarita aconsejó a Carlos que tomase como consejero a Mercurino de Gattinara. En el tratado de Noyon, firmado en 1516, Carlos cede a las demandas de Francia en cuanto a Navarra y Nápoles. Dicho cambio sentó muy mal a Margarita, sin duda, después de haber trabajado para los Países Bajos.

En septiembre de 1517, Carlos debe partir hacia España para tomar posesión del reino de su madre. Debido a esto, el gobierno de los Países Bajos pasaría a un consejo de regencia encabezado por Margarita. 

Papel como diplomática
Margarita desempeñó como hábil diplomática. Manejó las relaciones internacionales con prudencia y acierto. Favorecía las relaciones con Inglaterra. En 1513, Enrique VIII visitó a la archiduquesa, donde ella utilizó su encanto e inteligencia en favor de la política de su sobrino. Margarita consiguió que el rey Enrique participara en un segundo ataque contra Francia. La archiduquesa tuvo un papel activo en la cuestión de la sucesión imperial, interviniendo en conspiraciones que aseguraran el trono imperial a su sobrino. Margarita dirigió las embajadas a los electores e hizo mención a la ausencia de antepasados germanos en el linaje del candidato al trono imperial, el rey Francisco. Con dialogo y sobornos, Carlos consiguió ceñirse la corona imperial en 1520.

Margarita de Austria y Luisa de Saboya en la Paz de Cambrai

Intervino en el conflicto bélico entre Carlos V y Francisco I de Francia. En 1529, Margarita y Luisa de Saboya, la madre del rey francés, iniciaron las negociaciones en la conocida Paz de Cambrai, también llamada Paz de las Damas, que puso fin a la guerra entre Francia y España. Carlos renunció al ducado de Borgoña y Francisco a Milán, Génova, Nápoles, Artois y Flandes. Además, se fijó el precio del rescate de los hijos de Francisco, cautivos en España, a dos millones de escudos. Además, la hermana del emperador, Leonor de Austria, partiría con los príncipes franceses para tomar su lugar como reina.

Muerte
Margarita comenzó a sentir dolor en su pierna. Los doctores, pensando que se trataba de gota, la sometieron a un tratamiento que empeoró su estado. La archiduquesa empezó a sufrir fiebre, por lo que es probable que haya contraído una infección durante el tratamiento.



Margarita de Austria murió el 30 de noviembre de 1530, en Malinas. Su muerte afectó el ánimo del emperador Carlos, quien ahora se veía privado de su mejor consejera y la mujer que había sido lo más cercano a una madre. Su sobrina, María de Austria, la sucedió como regente. Fue enterrada junto con Filiberto II en el Real Monasterio de Brou, construido por iniciativa de la propia Margarita. 



Bibliografía
Dongil, Miguel. (2011). Margarita de Austria (1480-1530): Regente de los Países Bajos y Tutora de Carlos I de España. Noviembre de 2016, de Universidad de Oviedo Sitio web: https://dialnet.unirioja.es  

www.mcnbiografias.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...