jueves, 17 de noviembre de 2016

Fuentes de la Historia Romana Antigua

Las más importantes fuentes históricas son las escritas, que se dividen en fuentes principales o documentos, y obras literarias en el más vasto sentido de la palabra (consideramos principalmente las producciones historiográficas). En lo que respecta a la historia romana antigua, que comprende los dos primeros períodos (VIII-VI Siglos), debemos decir que han quedado muy pocas fuentes escritas.

Las inscripciones 
Los documentos relativos a la historia romana están constituidos principalmente por inscripciones. Si la época del Imperio nos ha legado una gran cantidad de epígrafes, el período de la República ha dejado, en general, poquísimos, y casi inexistentes son los que se refieren la período más antiguo. Tal afirmación debe entender, sin embargo, en el sentido de que no nos ha quedado casi ninguna inscripción latina. En efecto, inscripciones no latinas se encuentran en cantidad, pero como veremos más adelante, son de escasa utilidad.
Las más antiguas inscripciones latinas datan de los fines del siglo VI o de los comienzos del V. Recordamos sobre todo la inscripción grabada en la llamada "estela arcaica" (cippus). Fue hallada en el Foro por G. Boni en el 1899, en el mismo lugar en que los antiguos creían que había sido sepultado Rómulo, y fue llamada "la piedra negra" (lapis niger). Esta inscripción es muy antigua, tanto por la lengua como por los caracteres usados. Los renglones están dispuestos alternadamente: uno de izquierda a derecha, el siguiente de derecha a izquierda. Este tipo de escritura se llamaba "boustrofédica", lo que significa "en el modo en que el buey anda en el arado". La inscripción esta muy deteriorada y no se puede entender su sentido; probablemente se refiere a algún rito religioso.

Lapis Niger

También pertenece a los más antiguos recuerdos de escritura latina la inscripción sobre una hebilla de oro encontrada en una tumba de Preneste. Está escrita de izquierda a derecha y se leen en ella las siguientes palabras: Manios med fhefhaked Numasioi, es decir Manius me fecit Numerio (Manio me hizo para Numerio). Recordemos además algunas inscripciones menos importantes sobre vasos y otros objetos. 

Las primeras inscripciones históricas se refieren al final del período de la historia romana antigua. Son generalmente inscripciones de elogio hechas sobre los sarcófagos de la ilustre estirpe romana de los Escipiones. Cronológicamente la más antigua es la inscripción en verso dedicada a Lucio Cornelio Escipión Barbato, cónsul en el 298. También aquí la lengua es aún muy arcaica. Dice: "Cornelio Lucio Escipión Barbato, nacido de su padre Cneo, hombre valeroso y sabio cuyo aspecto exterior era acorde con su dignidad, fue cónsul, censor, edil. Conquistó Taurasia, Cisauna, el Samnio; sometió a toda la Lucania trayendo rehenes a Roma". Los otros elogios de los Escipiones salen ya de los límites del período antiguo y por eso mismo no nos detenemos aquí a considerarlos.

Las inscripciones no latinas son más numerosas. Actualmente se conocen cerca de 10 000, considerando sólo las etruscas, aunque de períodos diversos. Infortunadamente éstas no pueden sernos, hasta el momento, de gran utilidad. Si bien las letras usadas pertenecen al alfabeto griego, de todos modos la lengua etrusca es todavía muy poco conocida. En lo que se refiere a las otras inscripciones no latinas (oscas, umbrías, vénetas, etc) la cosa es distinta. Muchas de ellas pueden comprenderse y se revelan interesantes para la historia de la civilización de las tribus Itálicas. 

Como fuente de información para la historia de la antigua Roma, tienen una cierta importancia los llamados Fasti anni juliani, fragmentos del calendario juliano de fines del siglo I a.n.e. El himno en honor de Marte del colegio sacerdotal de los Arvales, constituye también un documento para la historia.

Documentos oficiales
Algunos documentos han llegado hasta nosotros a través de las obras de escritores griegos y romanos. Uno de éstos está constituido por las "Leyes de las doce tablas", documento importante proveniente de la segunda mitad del siglo V a.n.e. Sus artículos nos llegaron por separado a través de citas o referencias de varios autores romanos. 
Están las llamadas "leyes reales", colección de leyes y disposiciones atribuidas a los reyes romanos y que se refieren principalmente al derecho sagrado. Nos han sido legadas por un jurista romano de la época imperial. También han llegado hasta nosotros, trasmitidas en modo más o menos preciso por escritores romanos, algunos tratados internacionales en los cuales Roma está presente como una de las partes interesadas. Por ejemplo, el texto del tratado entre romanos y cartagineses trasmitido por el historiador griego Polibio. Pero estos documentos no tienen carácter de auténticas fuentes de información. De este modo, las fuentes escritas referidas a la historia de la Roma antigua son muy escasas o dudosas. 

Monedas
Las monedas, que representan una fuente importante para la época imperial, no tienen casi ningún valor para el período prerrepublicano. Las monedas romanas no existieron antes del siglo V (aparecieron después de la primera mitad del siglo IV). Se han conservado pocas.



Monumentos


El material arqueológico relativo al período más antiguo de la historia de Italia se presenta bastante rico, aunque no en igual medida para las distintas zonas. Si bien los restos paleolíticos se encuentran sólo esporádicamente, a partir de la edad neolítica y hasta la época del hierro, los signos de las antiguas civilizaciones crecen rápidamente: sepulturas neolíticas, restos de construcciones palafíticas en Italia septentrional, las llamadas "terramares" al sur del Po, el antiguo hierro de la "civilización de Villanova", las tumbas etruscas, las primitivas sepulturas romanas y los sarcófagos, las ruinas de los edificios de las ciudades etruscas y romanas; la enorme cantidad de vajilla y utensilios.

Lengua
La lengua tiene una gran importancia como fuente de información para la historia de la cultura. Sobre los problemas de la etnogénesis itálica y de la lingüística indoeuropea en general, se ha realizado un gran trabajo, pero las conclusiones a que se ha llegado son tan discutidas como el mismo problema etrusco. 

Material etnográfico
Los datos etnográficos tienen una gran importancia para el estudio de los primeros estadios del desarrollo social. Entre los ejemplos más brillantes de estudios llevados a cabo sobre tales datos están los libros La sociedad primitiva de Morgan y El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels.

Folklore 
Documentación oral del genio creativo del pueblo (poemas épicos, canciones, cuentos, proverbios, etc.). El hecho indiscutible es que los romanos no nos dejaron algo similar a las grandes producciones épicas de los griegos, como la Ilíada y la Odisea. Es muy probable que también entonces existiera una tradición épica que, sin embargo, no fue recogida en poemas orgánicos, y sólo llegaron hasta nosotros algunas leyendas aisladas trasmitidas por escritores más recientes (Livio, Plutarco). 


Bibliografía
Kovaliov, Serguéi. (1968). Historia de Roma. La Habana: Instituto del Libro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...