lunes, 22 de agosto de 2016

Merlín y Viviana



Merlín es, esencialmente, una creación de Geoffrey de Monmouth, que se le consagra en 1134 una Prophetia Merlini, lo representa en la Historia Regum Britanniae al lado de Arturo y, por último, le dedica una Vita Merlin. Tres elementos dan su significado y las bases de su éxito al personaje de Merlín.

  1. En primer lugar, su nacimiento. Más que nacido sin padre, se convierte pronto, en una perspectiva cristiana, en el hijo de una mortal y de un demonio íncubo. Esa dudosa paternidad le confiere poderes excepcionales, pero un carácter de origen diabólico. Es el prototipo del héroe dividido entre el bien y el mal, entre Dios y Satán. 
  2. El segundo elemento es el de ser un profeta. Y este don de profecía lo pone al servicio del rey Arturo. 
  3. Por último, Merlín habría sido el verdadero inventor de la Mesa Redonda, y también habría enseñado al rey y a su élite de caballeros las virtudes caballerescas. 

Un nuevo y esencial episodio literario se produce cuando la novela artúrica en prosa se apropia, en el siglo XIII, de la figura de Merlín. Primero es el Merlin, Robert de Boron, y después el Merlin-Vulgate, donde el personaje evoluciona. El Merlín profeta seguía estando estrechamente ligado a la magia céltica y pagana. Por ejemplo, habría sido quien había transportado de Irlanda las gigantescas piedras del monumento de Stonehenge, cerca de Salisbury, y quien se habría presentado como un héroe en momentos de locura, con una risa que parecía de otro mundo.


Merlín es la encarnación del profeta que causa su propia desgracia y el héroe de la maldición de la profecía en la ideología cristiana. No obstante, la lucha que libra en él mismo el bien y el mal ahora se revela en la forma de un conflicto entre su poder y su debilidad. Efectivamente, cae en poder de Niniana, el hada que le ha hipnotizado, que se convierte en Viviana, la Dama del Lago. Viviana lo encarcela para siempre en una gruta o en una diminuta prisión aérea o submarina. También es un héroe vinculado con el espacio, con el bosque, en el que amaba vivir cuando estaba libre, con el aire o con el agua. El bosque que en la Edad Media fue considerado como la morada favorita de Merlín es el bosque bretón de Brocelandia, identificado con el actual bosque de Paimpont en Ille-et-Vilaine.

El mito posterior de Merlín, al lado del don de la profecía y la magia, no ha mantenido mucho la imagen del amor. En un primer momento, Merlín se enamoró de Niniana, hija de un señor que vivía en un castillo del bosque de Briosque y que era el ahijado de la diosa Diana. Niniana embruja al mago y él le transmite todos sus secretos; así puede dormirle cuando quiere obtener su amor, pero acaba por encerrarle en un castillo del bosque de Brocelandia. Según Laurence Harf-Lancner, Niniana, es una figura de Viviana, un hada tipo "morganático", es decir, que arrastra a su amante a otro mundo. En la segunda versión, la historia de los amores de Merlín y de Viviana es mucho más sombría. Viviana, reencarnación abierta de Diana, duerme a Merlín y hace que lo lleven a una tumba, donde lo encierra para siempre.



Bibliografía                                                                                             Jacques Le Goff. (2010). Héroes, Maravillas y Leyendas de la Edad Media. España: Paidós. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...