lunes, 14 de diciembre de 2015

María Antonieta de Austria, reina de Francia (Parte 3 y última)

Reinado de Luis XVI
El monarca francés era hombre de buenas intenciones pero débil de carácter. En los primeros años de su reinado, las reformas económicas liberales que intentaron sacar adelante sus ministros para reducir el déficit público tropezaron con el recelo de la nobleza. En política exterior, Francia desempeñó un excelente papel en la guerra de Independencia norteamericana (1778-1783), aunque esto aumento la deuda del país. 

Estados Generales

El rey Luis recibió una exquisita educación, pero no estaba preparado para cargar con el peso de la corona francesa. La situación interna del país era muy delicada desde los desastres de la Guerra de los Siete Años (1757-1764). 


El rey convocó la Asamblea de Notables para solicitar impuestos a la nobleza en 1787. En ese momento, Francia estaba al borde de la quiebra. En mayo de ese mismo año, el rey disuelve la Asamblea de Notables después de que éstos se niegan a renunciar a las exenciones fiscales a cambio de una participación en el poder político.


Luis XVI tuvo que convocar los Estados Generales en 1789, quienes no se habían reunido desde 1614. Los Estados Generales eran unas asambleas convocadas por el rey en las que se reunían representantes de los tres estamentos: clero, nobles y plebeyos. El rey pretendía dar mayor poder al Tercer Estado para poder hacer frente a la crisis. La nobleza y el clero solicitaban el voto por estamento, mientras que el Tercer Estado reclamaba el voto individual. En esta asamblea no se llegó a ningún acuerdo. La Revolución Francesa estaba por estallar.

Asamblea Nacional

A raíz de las inconformidades de los Estados Generales, el 17 de junio de 1789 el Tercer Etado declara la Asamblea Nacional, instando a los otros dos órdenes de unirse a la Asamblea. Unos cuantos nobles y varios clérigos se unen a la Asamblea Nacional. cuyo objetivo es lograr la soberanía nacional. El rey Luis intentó controlar la Asamblea, pero los representantes juran no disolverse hasta que se apruebe una Constitución (esto en el Juramento del Juego de Pelota). Se crea la Asamblea Nacional Constituyente, establecida para crear y aprobar una Constitución.



La Toma de la Bastilla



El 11 julio de 1789 el rey Luis destituye al ministro de finanzas Jacques Necker, un político apreciado por el pueblo. Su destitución fue uno de los detonantes que llevaron a la toma de la Bastilla. El 14 de julio de ese año, una ofendida población de París se lanza al asalto de la Bastilla, una fortaleza medieval que se había convertido en símbolo del despotismo real. Su caída en manos de los revolucionarios simbolizaba el fin del Antiguo Régimen. 



"Pero ¿es una rebelión?" preguntó Luis XVI.

"No, señor, no es una rebelión, es una revolución." respondió el duque.

La noticia provocó conmoción en París. El pueblo comenzaba a verse en la necesidad de tomar las armas. La Asamblea Nacional Constituyente anuncia que Necker será restituido. Comienza un período conocido como "Gran Miedo", en el cual los campesinos causan disturbios en toda Francia.



La marcha de las mujeres



La marcha de las mujeres a Versalles estaba constituida por 8000 mujeres armadas. Ocurrió entre el 5 y 6 de octubre en el palacio de Versalles. Exigían al rey que se mudase a París. La situación económica y la escasez de pan provocaron fueron causas de aquella protesta. Además, corrieron rumores de que la escarapela tricolor había sido pisoteada por oficiales durante un banquete del rey. Desde el punto de vista de los revolucionarios, ese banquete es una provocación de la monarquía. 


María Antonieta en el balcón

Las verjas del palacio se cierran. La reina se retira a sus aposentos y el rey confía su defensa a La Fayette. La muchedumbre consiguió invadir el palacio hasta las seis de la mañana y entraron a los aposentos de la reina a través del Patio Real. El rey es denominado "panadero", Antonieta es la "panadera" y el delfín es llamado "el pequeño aprendiz". Sobresaltada, María Antonieta baja al encuentro del delfín y luego se refugia con el rey. La gente clamaba abiertamente por la muerte de María Antonieta. Gracias a la intervención de La Fayette se logró pacificar el interior del palacio, sin embargo, la multitud permanecía en los jardines. Cuando el rey Luis apareció en uno de los balcones, se escucho entre los manifestantes la frase "¡Viva el rey!". Luis XVI se siente aliviado. Después exigieron la presencia de la reina. María Antonieta se dispuso a salir acompañada por sus hijos, el delfín y María Teresa. La multitud pide a gritos que los niños sean llevados al interior. La actitud de la reina ante aquel gentío que tanto la desprecia es serena. La Fayette hizo una reverencia a la reina, lo que provocó que la gente gritara "¡Viva la reina!", una frase que María Antonieta no escuchaba desde hace mucho tiempo. Al día siguiente, el 6 de octubre, el rey y su familia abandonaron Versalles y fijaron su residencia en Paris.



Revolución y derrocamiento
Luis XVI escribe en secreto al rey de España solicitando su ayuda. También piden auxilio al emperador José, pero él muere en 1790. En junio de 1791, la familia real intenta escapar de Francia. El plan de escape fue diseñado por Axel von Fersen, el conde sueco a quien se le atribuía un romance con la reina. Fueron capturados en Varennes, a mitad de camino a la frontera, y los trajeron de vuelta a París, donde fueron puestos bajo arresto.
El 3 de septiembre, la Asamblea Nacional Constituyente introduce la Constitución de 1791, que defiende principios de la "Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano". El rey Luis jura defender la nueva Constitución. 

El 20 de septiembre de 1792, la nueva Convención Nacional fue convocada, y dos días después se votó para declarar Francia una república, aboliendo así la monarquía. A partir de ese momento, Luis XVI y María Antonieta ya no eran reyes, pero son considerados traidores.



La viuda Capeto
El 21 de enero de 1793 Luis XVI es guillotinado por traición a la patria. Antes de su ejecución, se permitió que Luis se despidiera de su familia. Según las memorias de Madame Royale, María Teresa, Luis pidió a su familia que perdonaran a sus enemigos. La muerte del soberano indignó a las demás monarquías europeas.


La muerte de Luis fue un golpe duro para María Antonieta, a quien se le permitió vestirse de luto. Antonieta fue trasladada a la Conciergerie junto con su cuñada Madame Isabel siete meses después y encerrada en una celda. Los años en Versalles parecían ahora muy lejanos. Parece ser que la ex reina mantenía esperanzas de que, algún día, su hijo gobernara en Francia. La reina es separada de sus hijos. Hay una historia que narra que María Antonieta se lastimó la cabeza al golpearse con una viga. Cuando uno de los guardias le preguntó si estaba herida, ella respondió: "No, ahora nada puede hacerme daño". Ella no era una prisionera común, pues podía ser utilizada como rehén. 



Juicio y ejecución



El 14 de agosto de 1793, María Antonieta es llevada a juicio por los cargos de traición. Se menciona el asunto del collar y de abusar sexualmente del delfín. Dirigiéndose hacia el público, exclamó: "¡Apelo a todas las madres que se encuentran aquí!". Ya estaba muy pálida y cansada, pero se defendió con energía y dignidad. Las deliberaciones del tribunal duraron tres días y tres noches, siendo por fin declarada culpable de alta traición. Antonieta es condenada a muerte, a lo que ella reacciona con serenidad.


El 16 de octubre de 1793 fue conducida a la Plaza de la Revolución.  Un sacerdote quiso acompañarla, pero ella se negó porque el clérigo era leal a la Constitución. El trato que recibió María Antonieta era muy distinto al que recibió su esposo. El juicio de Luis procuró mantener un poco de equidad y pudo escoger al sacerdote que lo acompañaría. Iba sobre la carreta del verdugo, enfrentándose a las burlas de la gente. Iba vestida de blanco, con los cabellos ocultos bajo una cofia. El día de su ejecución, María Antonieta tenía el cabello blanco. Sin requerir la ayuda de nadie, sube al cadalso. Incluso se disculpa cuando pisa accidentalmente al verdugo. Tenía 37 años y fue enterrada en el cementerio de la MadeleineEn 1815, los cuerpos de los soberanos fueron transportados a la basílica de Saint-Denis.








Fuentes:
http://es.chateauversailles.fr

http://www.pbs.org/marieantoinette/timeline/reign.html

http://www.pbs.org/


http://www.biografiasyvidas.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...