lunes, 27 de enero de 2014

La medicina en los tiempos Tudor

La medicina Tudor era una ciencia muy inexacta. Los médicos todavía seguían las enseñanzas de Aristóteles, en la creencia de que el cuerpo fue gobernada por cuatro humores (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negro). Era ampliamente sostenido que la enfermedad fue causada por un exceso de uno de los humores y era la tarea el médico restaurar el equilibrio de los humores en el cuerpo de su paciente. Las curas se lograron por el sangrado, de purgar con laxantes, el uso de eméticos y la dosificación con medicamentos. Estos medicamentos fueron confeccionadas a partir de una mezcla de hierbas, pero a menudo incluyen partes de animales y minerales.


El sangrado era una práctica muy común, ya que muchas enfermedades se atribuyeron al problema de demasiada sangre en el cuerpo. Algunos médicos utilizaban sanguijuelas para chupar la sangre de un paciente. Otros cortaban una vena y utilizaba un recipiente para recoger la sangre. Los médicos también practicaban el ahuecamiento, la aplicación de una taza especial a la piel del paciente. La copa era previamente calentada y su superficie se enfriaba, el aire del interior también se enfría, se contrae y era tirado en la piel con tanta fuerza que la sangre salia a la superficie.

Las operaciones fueron llevadas a cabo por los cirujanos, utilizando cuchillos y sierras. Pero sin la disponibilidad de cualquiera de los anestésicos o antisépticos de hoy en día, las operaciones fueron demasiado dolorosas y peligrosas para los pacientes. Las heridas a menudo se vieron envenenadas través de la infección, lo que conducía finalmente a la muerte del paciente. Las operaciones menores fueron realizados por barberos-cirujanos, que anuncian sus servicios con un polo a rayas rojas y blancas, representando la sangre y los vendajes.

Ese poste tradicional que a veces vemos en las peluquerías es el que usaban en la era Tudor


Sólo los ricos podían permitirse el lujo de consultar a un médico. En las ciudades, las personas visitaban a los boticarios que les suministraban los medicamentos. En las aldeas, había un local de "mujeres sabias" que inventaban curas. Las curas Tudor generalmente se basaban en una mezcla de hierbas y magia. Una cura popular para la gota era una pomada hecha de gusanos, la médula de los huesos y mezcla de hierbas de cerdos, todo hervido junto con el cadáver de un perro de pelo rojo. Los dolores de cabeza fueron tratados con un medicamento hecho de lavanda, salvia, mejorana y rosas, pero también se creía que un dolor de cabeza sería expulsado si un paciente presiona la cuerda de ahorcado en la cabeza. Para los casos de viruela, cortinas rojas colgaban alrededor de la cama de enfermo en la creencia de que la luz roja podría curar al paciente. Para curar la sordera, se empleaba la hiel de una liebre mezclada con la grasa de un zorro. La mezcla se calienta y se coloca en la oreja.

Bibliografía 

  • Bingham, Jane: The Tudors, Metro Books, New York


2 comentarios:

  1. La medicina menos mal que ha ido mejorando con el paso del tiempo,porque hay que ser sinceros,en la época de los Tudor la medicina era pasable porque no se tenian los mismos medios que ahora,un gran avance.
    Como siempre una entrada maravillosa,espero verte por mi blog.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Así es, antes era más peligroso el remedio que la enfermedad. Y agradezco que te hayas pasado por mi blog. Por cierto, me encantan los capítulos que subes en tu blog. Vi una entrada, ya es de hace mucho pero salen unos dibujos que me gustaron mucho. Saludos

    ResponderEliminar


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...