lunes, 27 de enero de 2014

Jane Grey, la trágica reina de los nueve días



Infancia
Lady Jane Grey nació en 1537, en su casa de Bradgate Park. Sus padres fueron Henry Grey, marqués de Dorset y de Frances Brandon, la hija de la hermana de Enrique VIII, María. El padre de Jane más tarde se convirtió en el duque de Suffolk. Jane tenía dos hermanas menores, Katherine, nacida en 1540 y Mary, nacida en 1545.
La fecha exacta del nacimiento de Jane se desconoce, pero muchos estudiosos creen que nació poco antes que el príncipe Eduardo, su primo. Se podría decir que el nacimiento de Eduardo, el único heredero varón de Enrique VIII, el 12 de octubre de 1537, eclipso en gran medida la propia llegada al mundo de Jane Grey. El bautismo de Jane se llevó a cabo dentro de las cuarenta y ocho horas, como era la costumbre, en la iglesia parroquial en Bradgate. El nombre de Jane no estaba muy extendido en los tiempos anteriores a la Reforma, por lo que se cree que fue nombrada por Jane Seymour, la madre del príncipe Eduardo.



Frances Brandon y Henry, padres de Jane



Infancia
Ella recibió una buena educación y aprendió a hablar y leer en latín, griego, francés, e italiano. En 1549, cuando tenía 12 años de edad, John Aylmer se convirtió en su tutor. Jane habló elogiosamente de él, y dijo que era todo lo contrario de sus estrictos padres. 


Catalina Parr

En 1546, cuando Jane tenía 9 años de edad, fue enviada a la corte bajo la tutela de la reina Catalina Parr, la sexta esposa y eventual viuda de Enrique VIII. Unos meses después de que Jane llegó, Catalina se casó con Thomas Seymour, el tío del rey Eduardo VI. Desafortunadamente Lord Seymour también le gustaba retozar en la sala de la entonces princesa Isabel (hija de Enrique VIII). Cuando Catalina descubrió esto, expulsó a Isabel de su hogar. Jane adoraba a Catalina y encontró en ella el amor y la ternura que no le habían dado sus padres. Jane era tranquila y estudiosa por naturaleza. Sus padres eran protestantes, pero fue en el hogar de Catalina Parr donde se apego aún más a su fe. Muchos nobles se habían convertido por cuestión de necesidad política, pero Jane realmente creía en sus principios. 

Poco después de esto, Catalina quedo embarazada y Jane se fue con la pareja a Gloucestershire. Fue allí donde Catalina dio a luz a una niña, el año era 1548. Por desgracia, una semana después, Catalina murió por complicaciones en el parto, posiblemente por fiebre puerperal. Lady Jane Grey, ahora de 11 años de edad, fue la principal doliente en el funeral de Catalina.


Eduardo VI


Su tutela fue asumida por Thomas Seymour, el viudo de Catalina. Seymour trató de arreglar un matrimonio entre Jane y Eduardo VI, pero no tuvo éxito. Se rumoreaba que Thomas planeaba casarse con la princesa Isabel o incluso con Jane, pero sus ambiciones eran vistas como demasiado extremas. La importancia de lady Jane se había incrementado a raíz del último testamento de Enrique VIII; había decretado que si Eduardo fallecía sin herederos, su hermana María lo sucedería en el trono. Pero si María también moría sin descendencia, la corona pasaría a la princesa Isabel. Finalmente, si ninguno de los tres hijos de Enrique VIII dejaba descendencia, el trono hubiera pertenecido a los descendientes de su hermana menor, María Tudor. 


Isabel Tudor

María Tudor

La cuarta en la línea de sucesión era Frances Brandon, sobrina de Enrique VIII, y a esta la seguía su hija, lady Jane. Esto se hizo con el fin de excluir de la sucesión a los descendientes escoceses de la hermana mayor de Enrique, Margarita Tudor. Aunque en aquel entonces nadie creía que fuera posible tanta esterilidad. Eduardo era un niño enfermizo, María una solterona de casi cuarenta años, pero aún quedaba Isabel, una joven atractiva aparentemente fértil. Thomas fue encontrado culpable de traición, siendo decapitado el 20 de marzo de 1549. 

Apariencia y personalidad
Jane era un excelente alumna, pero no pudo complacer del todo a sus padres. Ellos se sintieron decepcionados por el aspecto de su hija. Ella era pequeña y delgada, con un agradable rostro pecoso y pelo color arena. Odiaba las grandes prendas, prefiriendo vestir modestamente en blanco y negro. En esto concordaba con Isabel, quien, en contraste con su hermana María, prefería las vestimentas sencillas (aunque en su etapa adulta daría rienda suelta a su afición por las ricas prendas). Aun con su complexión delgada, tenía una figura graciosa. Su tez era bonita, sin marcas de la viruela, pero llena de pecas, tenía los dientes blancos y una bonita sonrisa. Era tan bajita que tuvo que usar unos zapatos altos para verse más alta. 


Lady Jane. Este es un retrato que a menudo veo atribuido a Catalina Parr, aunque no estoy segura, pues también lo atribuyen a Jane Grey.

Se podría decir que su apego al estudio y a la fe reformista son las principales características que definen a Jane Grey. Era sumamente piadosa. Un ejemplo de ello era su costumbre de alentar a los capellanes sobre dar sermones acerca de los juegos de azar. Criticaba la vida frívola de sus padres. Lady Jane podría ser descrita como dócil. 

Matrimonio
Cuando ambos hermanos Seymour fueron decapitados, John Dudley se apresuro a tomar el control del reino. El año 1549 estuvo marcado por el descontento y los resentimientos por los cambios religiosos. Dudley también era un hombre de familia con varios hijos. Pero él había aprendido de sus relaciones con Enrique VIII, no debía tratar a Eduardo como uno de sus propios hijos, sino como un rey. Siendo así, le permitió a Eduardo un mayor acceso al dinero, más libertad física. 

Por supuesto, los reformadores europeos tenían la esperanza de que Eduardo VI se casara con esa prima. Su unión haría de Inglaterra un reino protestante más bendecido. Pero Jane cumplió catorce años y todavía no estaba comprometida con alguien, mientras que Eduardo estaba en serias conversaciones de casarse con una princesa francesa. Mientras tanto, los dos hijos de Charles Brandon con Catherine Willoughby habían muerto. Eso significaba que Frances Grey era la única heredera. El 4 de octubre de 1551, el título de duque de Suffolk fue dado a su marido por el derecho de su esposa. También Dudley fue hecho duque de Northumberland.


John Dudley

A finales de abril o principios de mayo, se anunció el compromiso. Los padres habían accedido por su deseo de riqueza y poder. Mucho se ha especulado acerca de que a Jane no le gustaba Guildford, aun cuando se sabe que él era bastante guapo. Era arrogante, pero en comparación con otros hombres de la época, era un buen partido.

John Dydley era quien de verdad gobernaba. En la primavera de 1552, su joven rey cayó enfermo. Nadie estaba especialmente preocupado; Eduardo VI había estado enfermo antes y se había recuperado bastante bien. Pero esta vez no se recuperó totalmente. El único hijo varón de Enrique VIII nacido legalmente se parecía más a su difunto tío, el enfermizo príncipe Arturo, que a su robusto padre. 

Esto aterrorizó los nobles protestantes que habían prosperado durante su reinado de seis años. Las princesas María e Isabel rara vez visitaban la corte del rey, María en particular. Isabel era más cercana a él (sólo 4 años mayor) y adecuadamente protestante. 


Guildford Dudley

Sin embargo, a Dudley le parecía menos complicado casar a lady Jane con uno de sus hijos y colocarla en el trono. Su temor era que al morir el rey, su poder disminuyera, o peor aun, que perdiera su propia cabeza. María era una devota católica. En cambio la perspicaz Isabel nunca sería un peón de Dudley.

Así que, el 25 de mayo de 1553 se casó con Guildford en Durham House. Su hermana Catalina también se casó ese mismo día, con el heredero del conde de Pembroke. El matrimonio de Jane y Guildford pudo ser el comienzo del intento de alterar la sucesión, aunque Eduardo ya había reflexionado sobre el asunto anteriormente. Su razonamiento era puramente religioso.

Ella fue a la residencia de los Dudley, Durham House, y posiblemente ahí consumó su matrimonio. Lo más probable es que Jane no tuviera intenciones de despojar a María e Isabel de su derecho. Posiblemente ella sospechaba acerca de los planes de Dudley y sus padres. Pero se encontraba en un callejón sin salida. 

Tres días después de la muerte de Eduardo, Dudley envió a su hija para que llevara a lady Jane a Syon House, la mansión de la familia en el río Támesis. Según el propio relato de Jane de su breve reinado, fue luego llevada a una gran sala, llena de nobles, con un trono colocado en una tarima en un extremo. Dudley anunció solemnemente la muerte de Eduardo VI, seguido por el pronunciamiento de que lady Jane era la reina, y todo el mundo se arrodilló en homenaje mientras Jane se derrumbó en estado de shock.

Reina de Inglaterra 
Al principio, Jane se negó a aceptar su nuevo cargo, en protesta de que lady María era la heredera legítima, pero después de algunas duras palabras de sus padres y su suegro, accedió a sentarse en el trono.

Dudley, aliviado, llevó a cabo la empresa de jurar lealtad a su nueva reina, mientras que Jane se quedó en silencio, convencida en su corazón de que estaba obrando mal. Al día siguiente, la reina Jane hizo su progreso real hacia la Torre de Londres, el lugar tradicional de los monarcas a la espera de la coronación. Viajando por el río, se puso en camino en una espléndida barcaza, vestido con una túnica de terciopelo verde bordado en oro.



A medida que la barcaza se movía lentamente por el río Támesis, los heraldos reales vagaban por las calles de Londres, proclamando a Jane como reina, sólo para ser saludados con incredulidad. Incluso cuando a Jane se dio la bienvenida a la Torre por rondas de disparos de cañón, eran pocos los que se reunieron para aplaudir a la nueva reina. Esa noche, un gran banquete se celebró en honor de Jane, pero las celebraciones se ve ensombrecida por la noticia de que la señora María estaba reuniendo apoyo en East Anglia.


Más tarde, la alcoba real fue el escenario de un furioso marido de Jane, Guildford Dudley, quien exigió el derecho a ser coronado rey. Jane se negó rotundamente, pero ni siquiera las protestas de su suegra lograron convencer a la joven reina. Esta fue una de las pocas muestras de carácter que dio lady Jane. Para los próximos días, Jane se instaló en una nueva rutina. Por las mañanas, el Consejo Real se reunia para decidir los asuntos del día, con Lord Guildford presidiendo. Esto fue seguido por una cena formal, en el que la reina se sentaba en el estrado, flanqueada por una madre temible y su suegra. Por la tarde, Jane era informada de todas las decisiones que se habían hecho en su nombre, la firma de todos los documentos con su nueva firma: "Jane the Quene". Para el resto del tiempo, se quedaba en sus apartamentos privados en la torre. 

Apenas dos días en el reinado de la reina Jane, las cosas iban mal para Dudley. María se había reunido un ejército de 15.000 hombres en el castillo de Framlingham en Suffolk, y el apoyo a su causa fue creciendo rápidamente. A los ojos de muchos ingleses (protestantes y católicos) María era la heredera legítima al trono Inglés. También contaba con el gran afecto del pueblo. Muchos ingleses tenían buenos recuerdos de la madre de María, Catalina de Aragón. Consciente del creciente estado de ánimo en el país, Dudley era reacio a salir de Londres. El 14 de julio, Dudley cabalgó fuera de Londres a la cabeza de un ejército de unos 5.000 hombres, anunciando que iba a traer de vuelta a María, cautiva o muerta. Pero tan pronto como salió de la Torre, muchos concejales se deslizaron silenciosamente. Al mismo tiempo, muchas personas comenzaron a profesar abiertamente su lealtad a la reina María. En la Torre, la reina Jane esperó noticias de Dudley, pero estas eran malas. Sus tropas estaban desertando rápidamente y cualquier confrontación armada sólo podía terminar en derrota. El 19 de julio, Arundel ordenó al señor alcalde que proclamara a María como reina de Inglaterra. El reinado breve e infeliz de Jane había llegado a su fin.

Caída
Las celebraciones estaban en su apogeo cuando el padre de lady Jane llegó a su habitación, donde estaba sentada bajo un dosel para comer su cena. "Usted ya no es reina", anunció. La respuesta de su hija era admirable calma. A las pocas horas, los guardias habían llegado a la Torre para informar a Jane que Guildford y su madre eran presos de la Corona. Al día siguiente, Dudley fue detenido en Cambridge, y cuatro días más tarde fue paseado por Londres en frente de una multitud furiosa que gritaba por su muerte.

En una audiencia con la madre de lady Jane Grey, la reina María prometió que ni Jane ni sus padres se verían perjudicados. Pero mientras que los padres de Jane se fueron sanos y salvos a su casa, ella se quedó en la torre, y los Grey no hicieron más esfuerzos para ayudar a su hija. Mientras tanto, María anunció su intención de mantener a Jane y a su marido en la cárcel hasta que estuviera segura de perdonarlos. Segura en la creencia de que pronto estaría libre, Jane volvió a sus estudios, escribiendo algunos ataques apasionados sobre la fe católica. El 23 de agosto Dudley fue juzgado, declarado culpable y ejecutado. Luego, en noviembre, Jane, Guildford y el arzobispo Cranmer enfrentan juicio por alta traición. Los tres fueron declarados culpables y condenados a muerte. La rebelión protestante de Thomas Wyatt en enero 1554 selló el destino de Jane, aunque ella no tenía nada que ver. La rebelión de Wyatt fue una revuelta provocada por el matrimonio planeado de la reina María con el futuro Felipe II de España . El padre de Jane se unio a la rebelión, lo que provocó que el gobierno seguir adelante con el veredicto en contra de Jane y Guildford.



En la tarde del 7 de febrero de 1554, se le dijo a lady Jane que debía prepararse para su muerte. María ofreció a Jane la posibilidad de un indulto si quería convertirse a la fe católica. María envió un consejero, Richard de Fecknham, Abad de Westminster, pero Jane se mantuvo firme en sus convicciones protestantes, a pesar de que estaba de acuerdo en que el Abad estuviera presente en su muerte.

A las diez de la mañana del 12 de febrero 1554, lady Jane caminó la corta distancia a la Torre Verde, vestida de negro y leyendo su libro de oraciones. Recito un salmo, antes de ser vendada y ponerse de rodillas en frente del bloque de ejecución. Por un breve momento ella entró en pánico cuando no pudo encontrar el bloque, pero sus manos fueron guiadas y acostó la cabeza con calma. Más tarde ese día, el cuerpo de Jane fue enterrado en una capilla en el lado norte de la Torre Verde entre Ana Bolena y Catalina Howard. Y así finalizo el breve y amargo reinado de nueve días de lady Jane Grey.


Bibliografía 

  • Bingham, Jane: The Tudors, Metro Books, New York
  • Englishhistory.net
  • Ladyjane.org

5 comentarios:

  1. Una pregunta, ¿a qué te refieres exactamente con ''una figura graciosa''?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Era una mujer delgada, pero con un porte elegante. Una figura atractiva

      Eliminar
  2. Es curioso lo de su muerte.Según un libro de Ricardo de la Cierva que recoge las confesiones de Felipe II al maestro Terrones,no fue María,sino Isabel,quién ordenó la ejecución de Lady Jane finalmente.No obstante,he leído en páginas web que fue al revés.Deberé seguir investigando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Isabel? Pues lady Jane fue ejecutada durante el reinado de María.

      Eliminar
    2. No he investigado mucho sobre la relación entre Isabel y lady Jane, pero podría ser que estuvieran en buenos términos ya que ambas compartían creencias religiosas

      Eliminar


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...