domingo, 23 de diciembre de 2012

La Navidad en la Inglaterra de los Tudor


Todos los cristianos del mundo celebran este período de la historia, el nacimiento de Jesús en un pesebre en Belén. 

Hasta el siglo IV, la Navidad podía celebrarse en cualquier lugar de Europa entre a principios de enero hasta finales de septiembre. Fue el Papa Julio I, quien tuvo la idea de adoptar el 25 de diciembre como la fecha real de la Natividad. 
La elección parece lógica y perspicaz - difuminando la religión con fiestas y celebraciones actuales. 

La Iglesia adopto la practica de permitir que un niño del coro, elegido por sus pares, para ser un obispo durante el período que se inicia con el Día de San Nicolás (6 de diciembre) hasta el Día de los Santos Inocentes (28 de diciembre). En el período, el niño elegido se vestía completamente de blanco y llevaba a cabo los servicios de la Iglesia. Muchas de las grandes catedrales adoptarón esta tradición, incluyendo York, Winchester, Salisbury Canterbury y Westminster. Enrique VIII suprimió a los "obispillos" sin embargo algunas iglesias, como Hereford y la catedrale de Salisbury, continuan con esta practica hoy en día.

Los doce días de fiesta siempre eran un bienvenido descanso para la gente que trabajaba en los tiempos de la dinastía Tudor. Aquel era el momento en el que todos dejaban el trabajo, a excepción de aquellos que se preocupaban por el ganado y otros animales. Incluso el hilado, la principal ocupación de las mujeres, estuvo prohibido durante estas vísperas  Se colocaban flores en las ruecas para evitar su uso. 

El árbol de Navidad


La leyenda dice que los sacerdotes utilizaban la forma triangular del abeto para describir la Santísima Trinidad (Dios Padre, Hijo y el Espíritu Santo). En el siglo XII este era colgado al revés en los techos durante la Navidad en la Europa Central, como símbolo del cristianismo. 

El primer árbol decorado estaba en Riga, en Letonia, en 1510. En el siglo XVI, Martín Lutero decía que había decorado un pequeño árbol de Navidad con velas, para mostrar a sus hijos como las estrellas brillaban a través de la noche oscura. 

Otras tradiciones 

Una de las costumbres más perdurables de Inglaterra, que ha sido adaptada y evolucionada a lo largo de cientos de años es la rama de muérdago.
Comenzó en el siglo XV una costumbre de crear un aro o esfera tejida de fresno, sauce o avellano. En el centro se coloca una pequeña efigie del Niño Jesús o la Sagrada Familia, y el conjunto era colgado en el interior de las puertas de la casa. Dichos artículos fueron llamados "Sacramentales" y eran bendecidos por el sacerdote local. Se dice que si una pareja se encuentra debajo de una rama de muérdago debe darse un beso. 



Los festines 

La realeza y los nobles eran los que verdaderamente llevaban a cabo un festín, y cenaban principalmente diversos tipos de carne condimentada con un surtido de cervezas y bebidas ricas. Los cisnes y gansos eran los pájaros preferidos para la fiesta de Navidad en los hogares acaudalados.

Un pastel en Navidad generalmente consistía en un pavo que se rellenaba con una gallina, la cual estaba rellena con un pollo que, a la vez se rellenaba con una perdiz, y que finalmente se rellena con una paloma. 


La tradicional tarta Tudor

En 1519, el pavo fue introducido por primera vez en Inglaterra y Enrique VIII fue uno de los primeros en añadirlo a su menú de Navidad. A medida que la popularidad de las aves aumenta, los agricultores comenzaron a transportar a los pavos a Londres desde Cambridgeshire, Suffolk y Norfolk. Este viaje suele comenzar en agosto, así que las aves estarían en Londres a tiempo para la temporada navideña. El famoso retrato de Enrique VIII comiendo un muslo de pavo al parecer no queda muy lejos de la realidad.

Regalos
A diferencia de nuestra tradición actual de intercambiar regalos en el día de Navidad, los Tudor llevaban a cabo su intercambio en el día de Año Nuevo. Se daba mucha importancia a dar un regalo al Rey, y a su vez, recibir uno por parte de el. La aceptación o rechazo de un regalo era muy importante, por ejemplo, en 1532 Enrique VIII acepto un regalo de Ana Bolena, pero rechazo el de Catalina de Aragon, y al año siguiente Enrique VIII y Ana se casaron. 


En 1534, Ana Bolena le regala a Enrique una fuente diseñada por Holbein

Los epigramas fueron enviados a menudo como regalos. Por lo general, consistía en uno o dos versos y a menudo era bastantes sarcásticos o satíricos.


El príncipe Eduardo, retrato de Holbein

Los artesanos también daban regalos que reflejaran sus talentos: por ejemplo, Hans Holbein una vez le dio al rey un retrato del príncipe Eduardo como regalo de Navidad.

Actividades 
Henry VIII introdujo una nueva ley en 1541, la Ley de Juegos Ilegales, que prohibió todas las actividades deportivas en el día de Navidad, a excepción del tiro con arco. 
Eduardo VI, hijo de Enrique VIII, aprobó una ley en 1551 que exigía a todos a asistir a la iglesia el día de Navidad y esta ley, aunque no se cumple, todavía está en los libros.

Los juegos de azar, de cartas y los dados eran muy populares, especialmente durante el reinado de Enrique VII. El parlamento aprobó una ley que prohibía a los sirvientes y aprendices los juegos de azar, lo que para las clases altas era un pasatiempo para las clases bajas era un crimen.  

Otras Actividades
Aunque en la actualidad estos son considerados deportes, varias de estas actividades eran permitidas bajo la Ley de Juego Ilegales.
El tenis era un juego de interior en tiempos de los Tudor. Jugar en chancha cubierta era una practica que sólo los ricos podían permitirse. A Enrique VIII le encantó este juego, a pesar de que no era un buen jugador y generalmente perdía. Él construyó canchas de tenis en Hampton Court y en Whitehall.

Caza
Enrique VIII fue especialmente aficionado del tiro con arco y se suponía que era el mejor arquero de Inglaterra. Se aprobó otra ley que requiería que cada habitante masculino mantuviera un arco largo en su casa y ser competente en su uso. Los padres estaban obligados a enseñar esa habilidad a sus hijos. María, reina de Escocia, e Isabel I fueron buenas cazadoras. 

Otros entretenimientos
Las actividades intelectuales no fueron muy populares durante la época de los Tudor. Poca gente sabía leer y los libros eran incluso menos disponibles. William Caxton llevó la primera imprenta a Inglaterra en 1476 y rápidamente se hizo popular. Las biblias fueron impresas en ingles.

La música siempre fue popular entre las clases acomodadas. Entre los instrumentos populares estaban: las flautas, los órganos, clavicordios y gaitas.

Después de la dinastía Tudor, en la década de 1650, la Navidad fue prohibida en Inglaterra desde hace varios años cuando el puritano, Oliver Cromwell gobernó sobre Inglaterra. Los villancicos fueron silenciados. Aunque la política requirió que la Navidad fuera de incógnito durante algunos años, apareció de nuevo con un renovado vigor durante la época victoriana.

Fuentes:
http://suite101.com/
http://www.historic-uk.com/

Quería aprovechar para desearles a todos una feliz Navidad y un prospero Año Nuevo. Y que no solo estas vísperas sean una oportunidad para convivir con la familia y compartir con quienes más lo necesitan, sino llevar a cabo esta fraternidad y solidaridad todo el año. 
 Mis mejores deseos a todos!

1 comentario:

  1. Efecto mandela, no existe el retrato de Enrique comiendo Pavo, gracias por tanta información, me ha gustado, saludos

    ResponderEliminar


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...