domingo, 21 de octubre de 2012

El Renacimiento


En los siglos XV y XVI se desarrolla un movimiento intelectual y artístico que se inspira en la Antigüedad clásica. Sus portadores lo consideran un "renacimiento" de la cultura grecorromana. Reaparecen efectivamente muchas formas y costumbres de la Antigüedad pagana, pero mezclada con los elementos aportados por el cristianismo y por los pueblos germánicos.  
Nuevamente se coloca en el centro de la atención al hombre mismo y a su vida terrenal, en vez de dios y la vida después de la muerte, como había sucedido en la Edad Media. 

El Renacimiento significa, hasta cierto grado, una rebelión de las ciudades contra el orden feudal. Sobre todo las ciudades italianas tenían una visión muy amplia del mundo y no podían conformarse con el estrecho horizonte intelectual del feudo. 



El centro de origen y el primer lugar donde cobra fuerza el Renacimiento es Italia, debido a su desarrollo comercial y político y, en parte, a la tradición del Imperio Romano, que nunca se había extinguido por completo, y a sus numerosas ruinas antiguas. 

El avance de los turcos sobre Constantinopla, y la caída final de esta ciudad, arroja a Italia a numerosos sabios bizantinos, quienes llevan consigo la tradición del antiguo Imperio Romano, salvaguardadas en el milenio del Imperio de Oriente. Su presencia ayudo mucho para el estudio de los clásicos griegos, que antes solo se conocían en malas traducciones.  

Intervienen también otros factores, como el contacto con los árabes y, en forma muy importante, los grandes imperios mongoles de Gengis y de Kublai Khan. Durante bastante tiempo, la corte de Karakoum, capital de Kublai Khan, fue un gran centro cultural, donde se encontraron misioneros cristianos, enviados musulmanes y sabios de Oriente. 



Bibliografia
Brom, Juan (2007). Esbozo de historia universal. México: Grijalbo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...